Ojos negros, desafiantes, ojos que me dicen a gritos “La verdad si es esa que tú sabes, me río de ti porque no tienes forma de probarlo, excepto esta mirada que te confiesa todo mientras mis labios mienten.” Una mirada intensa, tan intensa como la noche en ese país en el que las estrellas parecen ser sólo un mito. Ahí sentado te acomodas en el sofá y me miras y me dices que me amas y que nunca me harías daño mientras tus ojos se ríen de mí y yo lo sé y tú lo sabes.

Me acomodo al frente de ti y también finjo creerte y mientras mis labios dicen que te amo, que lo sé, que no podría dudar de ti ni un segundo, mis ojos también te gritan “Sé lo que estás haciendo pero me importa un carajo, adelante, continúa porque soy más fuerte que eso. Tonto incrédulo.” Pero tú no lo entiendes así, no sabes que no te creo nada. Te beso con todo mi amor porque la que falla no soy yo y tú no disfrutas porque solo piensas en ti y en lo malvado que eres y yo también me río de ti aunque si disfruto las caricias.

No te hago daño, sólo te amo y tú te lo pierdes cada segundo porque en lugar de amar también sólo buscas ganar, a mí el amor se me acaba y tu no lo notas tampoco, crees que siempre voy a estar ahí aguantando tus tonterías, quisiera ver lo que te van a gritar tus ojos al espejo cuando yo ya no esté y tus labios traten de mentir diciendo que ya no te importa y no te duele.

Michell Tique

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s